Cuidar

La abuela dice que mi camiseta enseña demasiada carne, luego pregunta dónde está mi marido, tira de mi camiseta para arriba, me pregunta que si cuando estuve lejos extrañé, y dice que estoy ‘gordita’, me da un beso y recuerda que cuando era pequeña era muy buena, luego acaricia al perro y se ríe, porque cuando nadie la mira le da su pan.

Cuando mi madre le pone la comida dice que si yo no como ella tampoco, y yo me siento a su lado a tomarme un plato de puchero aunque he quedado para comer más tarde.Le doy un beso de despedida y me pregunta por qué me tengo que ir, y yo le digo que tengo cosas que hacer, y ella repite que por qué, y yo le respondo que tengo una casa que atender. Entonces ella comprende, y me deja ir.

Ayer en la playa la bebé de mis amigos se quedó dormida en mis brazos, sobre mi hombro derecho. Y su sueño transmitía la misma calma que la que siente mi abuela cuando me da la mano para bajar las escaleras o pega su hombro contra el mío mientras juntas miramos  fotos en mi ordenador. Es la calma de aquellos que se dejan cuidar, que cuidaron o que cuidarán, pero que ahora necesitan ser cuidados.

IMG_5629

#encalabuelaproyecto